Finanzas

Los riesgos de los complejos productos financieros y la crisis

“La actual crisis ha demostrado que hemos alcanzado los límites de esa complejidad que ha tenido el efecto perverso de crear la ilusión a los inversores de que era posible lograr grandes rentabilidades sin que fueran conscientes del riesgo que estaban asumiendo”, explican en Dexia Asset management.

La titulización de los préstamos hipotecarios en EEUU (quizás maquillada por la ingeniería financiera) ha permitido a las entidades financieras transferir el riesgo de estos préstamos entre los inversores que buscaban una rentabilidad en activos de renta fija algo mayor que la que les ofrecían los bonos, pero que desconocían realmente en lo que estaban invirtiendo.

Esto ha sido así en una extensión mayor de la que parece, pues gestores de fondos, planes de pensiones, banca privada, etc. habrían entrado en estos productos olvidando el viejo dicho de: “Invierte sólo si estás seguro de que conoces y entiendes los riesgos que estás asumiendo”.

Tanto es así, que en Dexia apuntan a los desequilibrios entre las habilidades técnicas de los creadores de los productos (bancos de inversión) y gestores de fondos, por ejemplo, para explicar la situación.

También reconocen que algunas instituciones financieras han utilizado inapropiadamente el apalancamiento y se han endeudado en exceso contra sus activos. Dicho de otra manera, que “han exagerado su dependencia de los mercados financieros para compensar la debilidad de depósitos que no les permitían financiar los préstamos”.

Así, la crisis no habría afectado a esos bancos con balances sensatos y una importante base de depósitos, que estarían ahora en una situación competitiva muy superior.

Para Dexia, el sector más castigado será el de la banca de inversión, pero el impacto de la crisis crediticia se dejará notar en la capacidad de apalancamiento de las entidades financieras, lo que redundará en una reducción de su crecimiento y por ende, de su estrategia. Además, para algunas entidades el daño será mayor al tener que provisionar fondos para cubrir esos posibles impagos (sobre todo en EEUU).

“En ese entorno, la debilidad de algunos bancos contribuirá a la fortaleza de otros. Esta crisis provocará una vuelta a la consolidación entre los bancos europeos. Las operaciones se realizarán o bien por la aceptación de las debilidades (comprar entidades debilitadas) o bien en búsqueda de socios estratégicos. Por otro lado, es posible señalar un efecto positivo: esta crisis debería devolver las rentabilidades de los créditos a un nivel que sea atractivo para inversiones selectivas a largo plazo”, indican en Dexia.

Su apuesta son los bancos que muestren una excelente salud financiera (banca minorista) y aquellos que puedan entrar en la consolidación del sector. Por otro lado, los expertos del banco belga advierten que la volatilidad continuará hasta la publicación de los resultaods anuales.

via: finanzas.com

Etiquetas: