Finanzas

Los regalos de los bancos: ¿Convienen?

Piggy bank and gifts

Ante la necesidad de captar pasivo, pero negándose a retribuir la confianza de sus clientes con rentabilidad o mejores condiciones financieras, bancos y cajas ofrecen una gran diversidad de regalos con la contratación de un producto o servicio. Televisores, portátiles, iPads, equipos de sonido… No son poco aquellos que se dejan deslumbrar y abren cuentas y adquieren productos para obtenerlos, sin saber que les convendría más adquirir esos ítems aparte

¿Qué es lo que hay que sabes antes de optar por un banco basados en los regalos que hace?

Precio. La mayor parte de los regalos tiene un precio inferior a una mensualidad de un deposito al 3% TAE. Es decir: podríamos comprar ese objeto de abrir una cuenta remunerada o un depósito, sin necesidad de adquirir otros productos.

Impuestos. La ley establece que el 19% del precio de un regalo debe ir a Hacienda. De modo que el banco retira ese porcentaje en concepto de IRPF. Un cantidad que sólo nos será devuelta si nuestra declaración resultase negativa.

Envío. A menos de que el banco cubra ese gasto, el envío del regalo a nuestro domicilio nos será cobrado a través de nuestra cuenta. Un gasto que según qué casos puede llegar a los 90 euros.

Condiciones. A vece el regalo es un mero cebo para ocultar condiciones desventajosas de un producto financiero: comisiones, intereses, cláusulas, obligación de permanencia en el banco… De manera que el regalo no cubre las desventajas a las que nos hemos de enfrentar.