Economía

Los recortes y las críticas provocan la dimisión del ejecutivo francés

recortes

No parece que la política económica de recortes que se sigue en muchos países aumente la popularidad de los gobiernos, que están bajo mínimos cuando se encuentran gobernando. De hecho, ocurre todo lo contrario. La situación económica, y la necesidad de tomar medidas de austeridad en el campo económico pasa factura a los gobiernos, que en el caso de Francia ha presentado precisamente por este motivo la dimisión en bloque.

Hoy la noticia principal en tierras galas era precisamente la que se supone es una de las peores  para los ciudadanos del país, y que hace pensar que las cosas, con el rumbo que hemos marcado, no van nada bien. Manuel Valls, el primer ministro francés, acaba de hacer efectiva su dimisión y la de todo su equipo de gobierno, cuya valoración ciudadana estaba ya por debajo del 50% de aceptación, pese a no llevar apenas tiempo ejerciendo el gobierno del país.

La política de austeridad que impone Europa ha desatado las críticas de la ciudadanía, y las marcas económicas referentes a la evolución del PIB francés demuestran que no se equivocan. De hecho, la economía francesa se estancó, y la falta de popularidad y lo mal que lo están pasando algunos colectivos ha hecho que la decisión sea irrevocable. La idea es crear un nuevo gobierno que haga frente a la tesis implantada desde Alemania, alegando que Francia es la segunda economía de la zona euro, y la quinta a nivel mundial. Por lo tanto, debería de poder tener el poder suficiente como para cambiar las cosas y darle una vuelta de hoja a la que lleva siendo la tesis económica adoptada por todos los socios los últimos años.

Veremos hasta que punto esta dimisión del gobierno francés, junto con el cambio de políticas, pueden traer buenas nuevas para España, que parece centrada en mantener la tesis de Merkel