Economía

Los pecados en Bolsa

Depositphotos_32548073_m

El gran problema con las inversiones, como nos lo enseñan los cursos de economía, es que el inversor y el trader son seres emocionales: creen moverse por instinto, pero la verdad es que debajo de sus emociones se mueve una aterradora masa de sentimientos. Para triunfar como inversor, hay que saber apartar esos sentimientos de la Bolsa. De lo contrario, caeremos en los grandes pecados del trader.

Falta de cautela. Es el más grande error del inversor, y el primero que se suele cometer. Se puede manifestar de diversas maneras (tomar posiciones excesivas o a una perdedora, no medir niveles de Stop Loss…), pero se puede resumir en una sola frase: adicción a la adrenalina.

Exceso de virtuosismo. No saber retirarse a tiempo para poner la cereza en una operación que parece dibujada de antemano, respetar a pie juntillas los análisis técnicos, aún en contra de la evidencia reciente… El perfeccionista es un mal inversor: la exactitud rara vez sale a jugar en la economía.

Optimismo. En particular cuando se confunde con el orgullo, y se manifiesta como un deseo de hacer las cosas como uno cree que deben hacerse… O como uno cree que deberían resultar. La realidad económica no se mueve al capricho del trader empecinado en hacer de sus errores aciertos.

Revanchismo. Una pérdida es una pérdida, y nada más. En la Bolsa se juega y apuesta contra y a favor de abstractos, nunca de entes tangibles. Si la operación sobre una compañía fracasa, es sólo una operación que fracasa, no una compañía que nos falla… Entrar por la revancha en títulos y operaciones concretas para sacarse la espina sólo nos hará sangrar de nuevo.

  • Pablo

    Felicitar por el articulo ya que es de agradecer por los principiantes que necesitamos de buena informacion, gracias