Vivienda

Los gobernantes y el resto de la gente

Architects evaluating a building model

A veces suceden cosas que nos hacen pensar que vivimos en una sociedad basada en castas. Porque en los hechos, las cosas funcionan muy diferentes para unos que para otros. Los gobernantes pertenecen a una casa con reglas que no son las del resto de la gente.

Para muestra un botón: las declaraciones patrimoniales de los políticos. El ejemplo de la vicepresidente Salgado, con 4 propiedades y solo 279 mil euros como valor de las mismas, es de por sí elocuente. Si bien alguna de esas propiedades son compartidas, es bien poco creíble que ese sea el valor.

El punto es que lo que se considera es el valor catastral y no el de mercado. La sensación final es muy distinta, porque ambas cifras difieren en mucho.

Pero cuando una empresa tiene que hacer una declaración de patrimonio inmobiliario, no es el valor catastral, sino que se exige una tasación.

Esta claro que pertenecen a otra casta.