Finanzas

Los españoles dan la espalda a la dieta mediterránea

Depositphotos_2879516_m

El aceite de oliva, el pescado, las hortalizas, el tinto… La dieta mediterránea está quedando rezagada ante el avance y la imposición de lo que podríamos llamar la dieta occidental. La consecuencia más elocuente: las cifras de obesidad han aumentado hasta afectar a 56% de los adultos y 26% de los niños.

Las cifras proceden de la Encuesta Nacional de Ingesta Dietética Española (ENIDE) 2011, realizada sobre 3.000 personas. El problema es de que esa cantidad proviene de una dieta desequilibrada, rica en grasas y apenas con un 16% de proteínas.

Resulta preocupante, además, el cambio en los hábitos alimenticios que deja entrever este aumento en el consumo de grasas: los productos cárnicos ganan terreno en la cultura alimenticia y se deja de lado a la tradicional dieta mediterránea.

Si bien el aceite de oliva sigue siendo preferido por un 85% de la población, ha decrecido el consumo de pasta. Al sustituir los hidratos de carbono de la pasta por las grasas animales, aumenta la obesidad. Menos de la mitad de los españoles consumen fruta o verdura en las cantidades recomendadas.

La globalización alimentaria ha creado un consumo masivo de carne. Leches, huevos y ciertos granos, lo que ha elevado su precio en los mercados, y reducido el número de especies cultivadas en todo el mundo.

Fuente | Valencia Plaza