Vivienda

Los desahucios no disminuyen

deshaucios

El año 2013 será recordado como un año negro para quienes perdieron la casa, y no solo porque en el año anterior la cifra había alcanzado datos históricos, sino porque además, en el año hubo varios suicidios causados por el miedo a perder la propia residencia.

La difícil situación de muchas familias en riesgo de desahucio y las muertes de varias personas dieron como resultado una ley que pretendía defender, dentro de lo posible, el derecho a una vivienda digna.

Se acaban de conocer los datos acerca de desahucios en el año 2013 y los resultados no son los esperados, de hecho, se presentan con un aumento frente al ejercicio anterior.

50.000 viviendas pasan a manos de los bancos

49.694 fueron las viviendas que, durante el año 2013, dejaron de pertenecer a particulares y pasaron a manos de los bancos, una cifra bastante considerable, sobre todo, si se tiene en cuenta que, de ellas, 38.961 casas eran la primera residencia de una familia.

A pesar de las modificaciones en la ley y el intento de protección de la vivienda, el número total de casas embargadas fue un 11% superior a los datos recogidos en el año 2012.

Daciones en pago vs. Sentencia

Aunque los datos no son muy esperanzadores, lo que sí se puede decir es que casi el 50% de las viviendas que pasaron a ser de los bancos se hicieron por voluntad de los antiguos propietarios y que en la mayor parte de ellas, mediante este proceso además producía la dación en pago y, por lo tanto, los particulares saldaban así su deuda con el banco.

Sin embargo, aun existe un 30% de clientes de banco que, a pesar de haberse visto privados de vivienda, siguen manteniendo una deuda perpetua con la entidad bancaria con la que firmaron el acuerdo.