Vivienda

Los bancos venden los pisos un 40% más caros

Las viviendas que ofrecen las entidades financieras son más caras, según Adicae

Eso es lo que afirma la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae): que las entidades financieras venden las viviendas de su propiedad -embargadas o promovidas- hasta un 40% más caras que el mercado libre.

Adicae ha elaborado un estudio del mercado de la vivienda en 11 ciudades españolas. A la hora de comparar precios han tenido en cuenta pisos de carecterísticas y localización similares. Denuncian que las diferencias pueden llegar hasta los 10.000 euros. Incluso, dicen, hasta entre pisos de un mismo edificio.

Condiciones propias de la burbuja inmobiliaria

Adicae denuncia también que algunos bancos siguen imponiendo condiciones que llevaron precisamente a la actual crisis financiera e inmobiliaria. Dice, por ejemplo, que aunque en ocasiones embargan las viviendas a un 50% ó 60% de su valor de tasación, luego ofrecen a los compradores precios e hipotecas al 100% de dicho valor de tasación y con un plazo de amortización mayor que la media, incluso de hasta 50 años. Por contra, para los clientes que piden una hipoteca para comprar una vivienda del mercado libre o de un particulare, el acceso al credito hipotecario es más restringido y no suelen ofrecer más de un 70% u 80% del valor del inmueble para amortizar de 20 a 30 años.

Del mismo modo, algunos bancos y cajas incluyen en el “paquete” hipotecario productos financieros adicionales como planes de pensión o fondos de inversión para “engordar” el crédito. O utilizan como reclamo el no incluir cláusulas suelo, pero luego para calcular los intereses del préstamo el índice IRPH Cajas, más elevado (y por lo tanto más caro) que el euribor.

Con todo, pese a las facilidades en las condiciones hipotecarias, lo cierto es que si el precio de la vivienda es más alto al comprador no siempre le saldrán las cuentas. En muchos casos será más rentable comprar una vivienda del mercado libre, aunque la hipoteca no cubra todo el valor del piso y haya que pagarla en menos tiempo. Aunque también es cierto que no todo el mundo puede afrontar condiciones tan rígidas y su única opción sea comprar una vivienda a un precio más caro, pero con una hipoteca más accesible.