Finanzas

¿Los bancos españoles están en peligro?

Durante mucho tiempo, la banca española fue centro de las críticas de la prensa econímica europea. Ahora que los nombres con los que esa misma prensa se endulzaba la boca van cayendo uno tras otro (Bear Stearns, Washington Mutual, Lehman Brother, Fortis y un largo etcétera) y esperan ser salvados con el dinero de los contribuyentes, ¿cuál es la situación real de los bancos españoles?

¿Debemos temer una hecatombre como la que sacude los sistemas financieros estadounidenses? No, la verdad es que no. O todavía no.

Un ejemplo: Santander compró el banco inglés Abbey. En pleno pánico financiero, este mestizaje bancario se hizo con el 17% de los créditos de la Isla, y la tendencia va a la alza, debido a que gracias a Santander, Abbey tiene acceso a la liquidez del BCE, en contraste con la situación del resto de la banca inglesa.

Otro ejemplo: las críticas de la prensa económica, de los analistas y del resto de la banca europea a la banca española, se centraban en lo que consideraban un exagerado fondo de morosidad (el capital que los bancos reservan para afrontar los impagos de sus clientes). Ahora, mientras la banca europea crea deuda pública, los bancos españoles afrontan sin grandes pérdidas en sus beneficios la morosidad.

Entonces ¿podrían quebrar bancos españoles? Aún no, pero de mantenerse la incertidumbre financiera y las caídas de bancos extranjeros con filiales en España (como el ING), hay que estar alertas.

Imagen | El Mañana