Economía

Lo que no debes hacer con tu dinero

en negro

Al invertir o solicitar financiación es habitual cometer errores que, lisa y llanamente, nos cuestan dinero. Estos son algunos de los más recurrentes, y los que deberíamos evitar para no disolver nuestro capital.

1. Evitar comparaciones
Nunca hay que aceptar la primer oferta de financiación.

La comodidad es costosa. Siempre hay que tomar el pulso al mercado consultando a otras instituciones financieras, y comparando lo que ofrecen: plazos, comisiones, intereses…

2. Aferrarse a un solo producto y sector
En tiempos de crisis (¿cuándo nos ha dejado?) los inversores suelen hacer de los “valores refugio” su inversión a ciegas.

Apostar por un solo sector no sólo nos evita un riesgo que siempre puede ser calculado y capoteado, también nos evita ganar dinero al invertir en otros sectores de buena rentabilidad, cuyo riesgo de pérdida puede ser compensado con una cartera bien diversificada.

No hay que temer a la pérdida controlada. Siempre perderemos, pero no deberíamos evitar las posibilidades de ganar.