Empresas

Lo que El Mago de Oz nos enseña sobre la atención al cliente (I)

Service chart with red marker

Sabemos que la vida imita al cine, y hay algunos puntos en donde el séptimo arte puede enseñarnos mucho sobre la vida, los negocios y los clientes. Particularmente en lo que NO debemos hacer. Un ejemplo: El mago de Oz (The Wizard of Oz) el clásico de Victor Fleming que lanzó a la fama inmortal a Judy Garland.

¿Qué puede enseñarnos El Mago de Oz sobre lo que no se debe hacer con la atención al cliente? El Gran y Poderoso Oz es, en muchos aspectos, un ejemplo de lo que una empresario debe abstenerse de hacer.

1. Se difícil de alcanzar
En la película, la dulce Dorothy y sus amigos deben atravesar terribles y peligrosos páramos para hacer sus peticiones al mago. No todo es seguir el Camino de ladrillo amarillo.

¿Qué tan fácil es llegar a losrespresentantes de tu empresa? La información de contacto (correo electrónico, teléfono, móvil, dirección postal…), ¿está a la vista en tu sitio web, en tus tarjetas de presentación, en las etiquetas de tus productos? No te ocultes detrás de formularios, hojas de reclamación o libros de quejas: una persona en atención al cliente puede ser la diferencia entre un cliente furioso y un problema resuelto, con un negocio en puerta. Reduce el trabajo del cliente para reclarmar lo que es su derecho: una buena atención.