Empresas

Lo peor que puedes hacer en el trabajo: sabotearte

workers, network connector, keyboard

No hay nada como un nuevo deber para demostrar nuestra valía en el puesto de trabajo que nos han encomendado. Sin embargo, aunque por fuera tengamos la firme convicción del triunfo, por dentro (en las procelosas aguas de nuestro inconsciente) las cosas pueden ser muy distintas, y el autosabotaje es una de las barreras infranqueables que pueden llevarnos directo al fracaso.

¿Por qué habríamos de sabotearnos a nosotros mismos? Cosas del cerebro. Ante un nuevo aprendizaje o deber, nuestro conocimiento se ve desafiado, y la mente es más caprichosa de lo que creemos. De modo que lo primero que pensamos ante una tarea que nos parece difícil es que resultará imposible.

El cerebro actúa ante los problemas, en un primer momento, amplificando su dimensión. ¿Por qué? En aras de la sobrevivencia, el cerebro nos instala frente a cualquier reto en una cómoda franja de fracaso, donde el esfuerzo no es necesario.

¿Qué es lo que debes hacer para evitar este autosabotaje mental? Primero, asumir que eres un experto, o ese reto no estaría frente a ti. Después, desmonta el problema. Reduce su dimensión a una serie de pasos para llegar a una solución. Trabaja en etapas para resolverlo, y adquiere la información y la destreza necesarias para cumplir con cada una de esas etapas.

Sé un experto en resolver pequeños problemas que terminen por resolver el más grande y amenazante.

Aumenta tu capacidad de emprender con alguno de los cursos abiertos.