Euríbor

Llegan los contadores inteligentes

contadores

La nueva normativa sobre la tarificación de la electricidad no se ha puesto aun en marcha, pero ya está dando mucho sobre lo que hablar y mucho sobre lo que escribir.

Ya se sabe que aquellos que se acojan a una tarifa anual sufrirán muy probablemente las consecuencias del “miedo” de las eléctricas a los cambios en el mercado, y que los que prefieran apostar por algo a medio plazo tampoco verán muchas más ventajas en lo que a ahorro se refiere, al menos en los primeros cálculos de tarifa.

Por parte de las eléctricas, tampoco existe mucho entusiasmo por la llegada del nuevo sistema, por ejemplo, Iberdrola ya ha anunciado que a partir de abril su inversión en España será inferior al 20%.

En cualquier caso, y salvo algún tipo de jugada de última hora, se espera que el nuevo sistema de cálculo del gasto eléctrico se ponga en marcha el primer día de abril de 2014.

Llegan los contadores inteligentes

La alternativa con la que cuentan los consumidores para obtener alguna ventaja pasa por la instalación de un contador de tarificación horaria, un aparato que, en teoría permite gestionar con inteligencia la electricidad adaptando el consumo a las necesidades en cliente. Este sistema permitirá además ofrecer datos al momento a las eléctricas, y ya no serán necesarias las revisiones de técnicos.

Pero, el problema es que la instalación de estos contadores conlleva la preparación de una compleja red de comunicaciones que aun no existen en la mayor parte de las viviendas.

El objetivo es que antes del 31 de diciembre de 2018, todas las viviendas cuenten con el nuevo sistema de tarificación horaria, pero la realidad es la falta de información sobre quién debe comprar el contador y qué es necesario para instalarlo seguramente aumentará los costes de electricidad, al menos, hasta que la situación se normalice.