Empresas

Las tarjetas opacas salpican a Arturo Fernández en la patronal

Tarjetas Caja Madrid

Las ya famosas tarjetas opacas de Caja Madrid han sido el último de los muchos escándalos que se llevan sucediendo en la escena política y económica durante los últimos meses. La corrupción está por las nubes, y los ciudadanos ven cómo aumenta la desigualdad a costa de que unos muy pocos privilegiados justifiquen gastos injustificables por la labor que desempeñan. Sin embargo, aunque llegue tarde, la justicia suele llegar y esta semana hemos visto varias dimisiones de altos cargos públicos y privados por las Tarjetas Opacas de Caja Madrid.

Los gastos que se cargaron a unas tarjetas que se colaban como errores bancarios, que no tenían tope y que nadie pagaba han tocado a todas las formaciones políticas, sociales y sindicales. Al menos a todas las que tenían cargos en el banco en Madrid. Así, uno de los últimos eslabones de la cadena al que ha salpicado el tema ha sido al actual presidente de la patronal, Arturo Fernández, que probablemente dimitirá mañana, al no poder explicar la razón de que existiese tal engaño, ni tampoco los gastos varios que cargó en ésta y que estaban relacionados como en los demás casos, con su vida privada.

La patronal muy probablemente ha acelerado el proceso, porque la sociedad actual ya no soporta más chanchullos ni más corrupción. Y está claro que en su caso se deben a los empresarios, a los cuales este tipo de historias no suelen otorgarles demasiada credibilidad. Y siendo la credibilidad en sí misma un valor importante en el mundo de las empresas, las presiones deben haber sido máximas.

Así que con casi total seguridad, al menos a la vista de las informaciones que hemos visto en la prenda de hoy, mañana se convocará a la Junta Directiva de la Patronal para anunciar el cese de Arturo Fernández y plantear a su nuevo sucesor. Esperemos que el caso de las Tarjetas Opacas sea ya el final de tantos escándalos económicos. Aunque me temo que no será así.