Empresas

Las leyes de Murphy en la oficina: teoría

Probablemente no hay un pensamiento más clarificador para la historia de la humanidad que la máxima pronunciada por el ingeniero Edward Murphy en 1949, cuando descubrió que los arneses de seguridad para el piloto involucrado en la prueba de un cohete estaban todos mal colocados: “Si algo puede ir mal, saldrá mal”. No hay una frase más precisa sobre la naturaleza humana, y que se ramifique con increíble .

Curiosamente, la frase conlleva una filosofía que podría evitarnos el infierno del descuido y de la mediocridad: anteponerse a los errores es solucionarlos. Pero, la verdad sea dicha, lo que la máxima de Murphy revela cuando se aplica en la oficina y el trabajo es que entre mayor sea el lapso de tiempo que nuestros colegas han ocupado un puesto, no aumenta su experiencia, sino su campo para cometer más y sofisticados errores.

Por ejemplo:

No importa cuanto te esfuerces en mantener tu ordenador libre de virus, troyanos y gusanos. Sólo bastará que tu jefe o esa linda secretaria se siente “la máquina” una vez para demostrarte un video buenísimo que les han enviado; apenas y aprieten enter, y aparecerá en tu monitor la pantalla azul de la muerte.

En el fondo, la Ley de Murphy no sólo nos recuerda que nace un tonto cada segundo. Además, nos dice, cada estúpido llega al mundo con una iniciativa inquebrantable, y la voluntad de cometer todos esos errores que nosotros evitamos.

Fuente | Debate Político