Euríbor

Las hipotecas no van a bajar

Las hipotecas no van a bajar

Aunque la continúa desvalorización del Euribor parecía a punto de dar un respiro a las familias obligadas a pagar mes con mes las cuotas de su hipoteca, lo cierto es que una bajada sustancial en los intereses a los que se cobran los créditos hipotecarios es un horizonte más bien muy poco probable…

Hay diversas piedras en el camino a que la bajada del Euribor a niveles anteriores a la Crisis o a sus mínimos históricos (1,2%) beneficie a los titulares de una hipoteca con un descenso en los montos que liquidan mensualmente.

La primera de esas piedras (ya lo hemos mencionado varias veces) son las cláusulas suelo, que condicionan el pago de una hipoteca a un interés mínimo, que blinda al banco del efecto de una bajada del Euribor.

La segunda es la situación de los bancos españoles: por una parte, obligados a captar rentabilidad por todos los medios a su alcance, y por la otra con el grifo del crédito cerrado (se habla de una caída de casi el 33% en la concesión de nuevas hipotecas en el 2011).

Ante su necesidad de rentabilidad, la banca no va a dejar que el Euribor y sus caídas la afecten, y ya se acelera la sustitución del Euribor por otro índice (más estable, se dice), y se aumentan los diferenciales para compensar la baja del Euribor.

Es decir: nos acercamos a un umbral en el que el valor del Euribor va a ser cada vez menos relevante para el costo de las hipotecas, que a contrapelo de las tasas del BCE van a encarecerse todavía más…