Euríbor

Las grandes constructoras proponen un plan de inversión de 30.000 millones para reactivar el sector

Las constructoras e inmobiliarias representan el 32% de los concursos de acreedores

Seopan, la patronal de grandes constructoras, ha propuesto un plan de inversión extraordinaria en infraestructuras, que alcanzaría los 30.000 millones de euros, para desarrollar en tres años y contribuir con ello a reactivar la economía así como a paliar uno de los principales problemas de España actualmente a través de la generación de empleo.

Según afirma el portazoz de la patronal, David Taguas, las empresas del sector están dispuestas a cofinanciar hasta dos terceras partes del importe total del proyecto, con la condición de que se establezca un marco regulador “adecuado a las actuales condiciones de financiación”, esto es, que les permita asumir “menos riesgos” y puedan contar con el respaldo de las entidades financieras: “Las empresas tienen capacidad para endeudarse y para acometer obras en concesión siempre y cuando el marco regulatorio lo permita, para que los bancos entren a financiar. No es sólo un problema de las constructoras”, apuntó.

Entre las medidas demandadas por el sector se encuentran la concesión de avales estatales para las constructoras que participen en el plan, la concesión de créditos participativos y eliminar riesgos, esto es, “que durante la fase de construcción de una infraestructura que es ‘de todos’ el riesgo lo asuma el Estado y no la empresa”.

La patronal señaló en rueda de prensa que las ocho primeras constructoras españolas han desarrollado el 46 por ciento de las infraestructuras realizadas con financiación privada en diferentes partes del mundo, por lo que perfectamente pueden acometer un plan de este tipo en España: “Algún problema debe haber si no se hace lo mismo en España. Quizá no tenemos un marco regulador tan moderno y competitivo como nuestras empresas”, indicó Taguas.

Así, el plan de Seopan pasa por financiar un tercio de los 30.000 millones con los presupuestos públicos y destinarlo a “anticipar” obras de carreteras y ferrocarril ya en construcción o de próxima licitación. Otro tercio se abonaría mediante el denominado ‘metodo alemán’ (el Estado paga a la constructora la obra cuando la recibe construida), una vez mejorado en cuanto al reparto de riesgos y articulando los pagos a partir de 2012. Por último, los 10.000 millones restantes se costearían mediante distintos sistemas concesionales (la constructora recupera la inversión explotando la infraestructura de carretera o ferrocarril que construye).

La inversión extraordinaria de obra pública que propone Seopan, equivalente al uno por ciento del PIB anual, duplica a la que sopesa el Ministerio de Fomento que rondaría los 15.000 millones de euros. Según Taguas, el plan permitiría generar unos 185.000 nuevos empleos, tan solo en el primer ejercicio, entre puestos directos e indirectos.

Etiquetas: