Euríbor

Las familias en mínimos

familias

A menos ingresos, menos gasto y menos capacidad de ahorro. No hace falta ser un experto en Economía para saber que menos dinero implica menos capacidad adquisitiva, pero del informe sobre la renta familiar en el último trimestre de 2013, la conclusión que se obtiene es que las familias han alcanzado una cifra récord desde que empezara la crisis.

Paro y congelación salarial

El aumento del número de parados y la congelación de salarios, que se ha convertido en “habitual” para los trabajadores, hacen que las familias tengan que enfrentarse a más pagos con la misma cantidad de dinero que hace unos años, ello se traduce en un menor poder adquisitivo. Los jubilados tampoco ayudan a mejorar los datos de la economía familiar, aunque en 2014 las pensiones se aumentan un 0.25%.

De momento, los únicos que parecen salvar la encuesta del INE en cuanto a rentas familiares en 2013 son los funcionarios, que este año sí pudieron disfrutar de la paga extraordinaria de Navidad.

Más consumo, menos ahorro

De la encuesta del INE también se puede apreciar un ligerísimo aumento del consumo, que ni siquiera alcanza el medio punto si se compara con los datos recogidos en 2012. Las grandes empresas son las mayores beneficiarias de este aumento del consumo.

El ahorro sigue marcando mínimos, durante el trimestre estivo del 2013, el que comprende los meses de julio, agosto y semptiembre, la capacidad de ahorro de las familias fue de un 9.2%. La encuesta indica que el descenso del ahorro no es consecuencia de un aumento del consumo, sino más bien de la imposibilidad de hacer frente a los pagos al tiempo que se deja algo de dinero a parte.

Más atisbos de recuperación

Para el Gobierno, el hecho de que el consumo haya crecido, aun de forma moderada, es un indicativo de que crece al confianza del consumidor. La sensación de que se destruye menos empleo que durante la crisis y la paga extra de los funcionarios han sido determinantes para los datos positivos.

Lo que parece que no se tiene tan en cuenta es que la renta familiar total del 2013 está en niveles similares a los de 2005, y que, al menos habrá que esperar otro año para empezar a ver algún tipo de subida salarial.