Vivienda

Las extrañas cuentas de la desaparecida SPA

Uno de los recortes más publicitados  y tal vez bienvenidos, que ha hecho el nuevo gobierno, es suprimir la Sociedad Pública de Alquiler (SPA). Honestamente siempre daba la sensación de ser algo muy caro y muy poco eficiente. Pero ahora el gobierno ha revelado algunos datos muy interesantes. La forma en que la SPA contaba cuantos alquileres hacía, era como mínimo, muy extraña. Veamos un poco más.

Según la SPA se habían gestionado 20 mil arrendamientos. El problema es que según el gobierno no superaron los 9 mil. No es una pequeña discrepancia, es más del doble lo que han dicho de lo que han hecho.

El problema es que la SPA consideraba alquileres gestionados, a los pisos o viviendas desocupados, pero que están en busca de inquilino. Buena parte de ellos es de la cartera de los bancos, con lo que la SPA firmó convenios para dar salida en alquiler a esos pisos.

Parecen que no han entendido ni siquiera que un piso para alquilar no es un piso alquilado, por más que se tenga un convenio con el propietario, en este caso el banco. Lo que tiene que tener es un inquilino con un contrato. Tan simple como eso.

Otro punto muy destacable es el enorme gasto de estructura y gestión que tenía la SPA, lo que la hacía, si se puede, más ineficiente aún.

El punto no es estar en contra del gobierno anterior y a favor del actual. El tema es no tener un estado pesado, caro e ineficiente, que se dedica a cosas que no sabe hacer.