Empresas

Las delicadas empresas familiares

 Según leía en un artículo de El País, solamente un 30% de las empresas familiares logran llegar a la segunda generación, ¿por qué?…

Antes de continuar, recuerda que la empresa familiar es muy común, precisamente por el apoyo y seguridad que brinda involucrarse en una nueva actividad comercial en compañía de de “los tuyos”, muchas empresas grandes, mundialmente conocidas, empezaron de esta forma.

Sin embargo, hay algunos factores importantes a tomar en cuenta si se quiere llegar más allá de la segunda generación. De hecho, hoy es posible encontrar expertos en los relevos generacionales, como Carlos Batllés, mencionado en el mismo artículo, quien es asesor en el tema y sugiere que las pymes familiares incorporen cuanto antes los instrumentos necesarios para hacerle frente al relevo.

Entre éstas podemos mencionar una especie de protocolo familiar, en el cual pueda hacerse una separación clara y objetiva de la familia y la empresa, el cual es recomendable realizarlo antes que algún problema surja.

Recordemos que las relaciones humanas son bastante complejas, según algunos, llegan inevitablemente a un período de desgaste, o en otras palabras, altas y bajas. Si a esto le añadimos el delicado tema monetario, bueno, es la receta para fabricar una bomba de tiempo. Con esto no quiero decir que las empresas familiares sean mala idea, sino que es necesario tomar en cuenta que habrán ciertas asperezas que limar.

Así que, si tu empresa familiara va llegando al momento de relevo generacional, te aconsejo ir preparando algún plan de contingencia para evitar el fin de la misma, toma en cuenta que si existe un 30 % que llega más allá de la segunda y tercera generación. ;)

Fuente: El país  Gestiopolis  |  Imagen:  Flickr