Vivienda

La venta de viviendas debería duplicarse para que la rebaja del IVA sea positiva

La rebaja del IVA por la compra de vivienda nueva y el equilibrio fiscal

Eso consideran los técnicos del Ministerio de hacienda (Gestha). Para que el balance recaudatorio sea positivo tras la bajada del IVA del 8% al 4% para la compra de vivienda nueva,  habría que vender 100.000 pisos nuevos en lo que queda del año. Nada más y nada menos que el 14,5% del stock de viviendas nuevas sin vender.

Por regiones, la mayoría de las ventas deberían cerrarse en Andalucía (unas 18.000 viviendas), la Comunidad Valenciana (13.500), Cataluña (más de 10.000) y la Comunidad de Madrid (casi 10.000), ya que son las comunidades con mayor volumen de viviendas vacías a las que dar salida al mercado inmobiliario.

Fraude fiscal y situaciones disparatadas

Según la Gestha, la medida sí que puede animar al mercado y ayudar a dar salida al excedente de viviendas vacías, pero no que pueda promover la construcción o promoción de nuevas viviendas ya que “en cuatro meses es imposible construirlas y darles salida”. También califica de positivas las últimas medidas para reducir el déficit fiscal, aunque al ser coyunturales no ofrecen una solución más que temporal. En este sentido, abogan sobre todo por la lucha contra la economía sumergida mediante la creación de un Cuerpo Superior de Técnicos de Hacienda (CSTH) que autorice a los 8.000 miembros del la Gestha a investigar el fraude, lo que podría significar ingresar 6.500 millones de euros adicionales cada año.

Otra de las cosas a mejorar sería la revisión de la actual normativa tributaria, que origina en ocasiones situaciones realmente “disparatadas” -tal como las definen- para los deshauciados, que no olvidemos que fueron unas 15.000 familias durante el primer trimestre de 2011.

Un ejemplo de situación esperpéntica que se puede dar hoy en día es cuando, tras la ejecución deshaucio, el precio de la subasta de la vivienda supera su precio según la escritura. Aunque con la subasta no no se haya cubierto la totalidad de la deuda (que incluye los intereses moratorios, indemnizatorios y costas), Hacienda considera que el desalojado ha obtenido una ganancia patrimonial y le exigirá el 19% o el 21% de la supuesta plusvalía. Es decir, la familia no sólo habrá perdido la vivienda y arrastraría aún una deuda con el banco, sino que Hacienda se sumaría a los acreedores precisamente por haber sido desalojados.