Euríbor

La morosidad hipotecaria puede llegar al 2%

Según informa hoy Europa Press haciéndose eco de las previsiones de la asamblea general de la Asociación Hipotecaria Española (AHE), la morosidad hipotecaria de los hogares de este país podría alcanzar el 2% a finales de año y seguir creciendo sostenidamente en 2009.

Además la AHE prevé que el impago de las hipotecas en España crezca a mayor ritmo que en el resto de países de la Unión Económica Monetaria (UEM).

“A todas luces, la economía española se encuentra en el periodo inicial de una crisis cuya intensidad y duración no estamos en condiciones de evaluar, pero si se mantiene esta tendencia, sus efectos sobre la dudosidad comenzarán a reflejarse en los indicadores estadísticos a finales de año”, sostiene el informe.

La Asociación alerta de que la tasa de impago en España subirá desde el 1% actual hasta el 2% debido a tres factores: el parón inmobiliario derivado del excesivo crecimiento de precios de la vivienda, los riesgos aparejados a los tipos de interés y la contracción del crédito provocado por las dificultades de acceder a la liquidez.

Para hacernos una idea, si en 2003 un hogar medio debía dedicar al pago de su hipoteca el 31,7% de su renta disponible, en diciembre de 2007 debían reservar para tal fin el 46,2%.

Además, el 95% de las hipotecas en España están constituidas en préstamos a interés variable, lo que, según el informe, conlleva “un elevado grado de riesgo estructural de interés”.

El incremento de la duda en cuanto al pago corresponde, principalmente, a aquellos que contrataron hipotecas entre 2003 y 2006, trienio en el que se registró un crecimiento excesivo de los precios de la vivienda.

“Es indudable que los excesos en este periodo, tanto en volumen de edificación y precios de la vivienda como en disponibilidad crediticia, debían ser corregidos por el mercado”, afirma la AHE, no obstante, señala que la crisis financiera desatada por las ‘subprime’ norteamericanas y la desaceleración doméstica “están intensificando y acelerando” el proceso de ajuste.

El informe apunta que, se han visto especialmente afectados por el aumento de la dudosidad aquellas familias que suscribieron sus préstamos en 2004 y 2005 (algo más de dos millones de hogares lo hicieron) que, por término medio, han experimentado un incremento acumulado de sus cuotas iniciales de amortización del 20% a finales del pasado año.

Estiman que, como la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) hace prever que los índices de referencia se mantengan para el conjunto de 2008 en niveles medios iguales o superiores a los del año pasado, la morosidad inducida por los tipos de interés “seguirá creciendo sostenidamente por lo menos hasta finales de 2009″.

La AHE también señala que la banca española “no ha sido inmune” a la coyuntura derivada de las hipotecas ‘subprime’ estadounidenses, por el contrario “se han visto fuertemente penalizadas” en cuanto a la liquidez, a pesar de sus elevados niveles de eficiencia, solvencia y rentabilidad.

No obstante, el informe confía en que las entidades financieras están gestionando con eficacia y prudencia los impagos que se están produciendo sobre todo por el cambio en la política monetaria, y las que están empezando a surgir a causa de la retracción de la economía general y el mercado.

A su parecer, han administrado de forma profesional los recursos disponibles para minimizar el impacto sobre los hogares y sectores productivos, y han empleado adecuadamente todas las fuentes alternativas de refinanciación.

  Mar Criado