Economía

La inflación en picado podría hacer que Draghi tome medidas drásticas

MEDIDAS BCE

La economía no pasa por su mejor momento en Europa. Lo cierto es que España tiene graves problemas en cuanto a la generación de puestos de trabajo, y a la remuneración que éste tiene. Pero no somos los únicos países que estamos pasando una mala racha, y por motivos bien distintos es el mercado global de la zona euro el que se está dejando la piel en intentar mantenerse como la ideología política actual pretende. La caída del euro frente al dólar es un claro ejemplo de cómo las cosas no están como deberían. Y las medidas anunciadas por el Banco Central Europeo no parecen ser lo bastante potentes como para sacarnos de un círculo vicioso en el que la inflación engativa es una muy mala señal.

En el caso español, llevamos todo el año con unas variaciones mínimas en la inflación e incluso con meses con caídas de ésta, como se ha experimentado en este último trimestre. Pese a que eso puede suponer que aumente el consumo, por el hecho de que las cosas cuesten menos, la reiteración de este fenómeno podría desencadenar en una deflación económica muy negativa para el crecimiento, para la generación de empleo, y para la propia riqueza del país. Y viendo que no solamente en España las cosas pierden valor o no suben cómo deberían, a Draghi no le quedará otra que anunciar nuevas medidas de estímulo.

El consumo interno está bajo mínimos en Europa por muchas razones. Las del caso español nos las conocemos bien; pero éstas llegaron tras la aplicación de las políticas europeas cocinadas en el seno de la Unión Europea. Y a Draghi, hace más bien poco, parecía parecerle suficiente con aumentar el dinero del que dispondrína los bancos para reactivar la economía a escala doméstica y empresarial, y a crear los famosos intereses negativos. Ahora toca rectificar ¿qué carta se habrá guardado bajo la manga? Lo sabremos muy pronto.