Vivienda

La Generalitat propone copago entre comprador y promotor

La Generalitat propone copago entre comprador y promotor

La Generalitat de Catalunya propone a los promotores un poco de colaboración para poder vender las 100.000 viviendas a la venta en Cataluña.

Carles Sala, secretario d’Habitatge i Entorn Urbà, ha presentado una serie de medidas para paliar esta crisis inmobiliaria que mantiene completamente paradas las compraventas de viviendas.

La propuesta contempla que el comprador pague al promotor según sus ingresos y lo que pudiera añadir de más.

Este planteamiento podría aplicarse del mismo modo a la vivienda en régimen de protección oficial que últimamente también sufre los estragos de la voraz crisis inmobiliaria.

Carles Sala presentó esta serie de medidas basadas en los principios del derecho de superficie en el marco de las jornadas de la APCE (Asociación de Promotores y Constructores de España).

Las nuevas medidas permiten al comprador la adquisición del uso de la vivienda por un tiempo determinado, en Cataluña 75 años, pero sigue siendo propietario del suelo el promotor. Tras ese tiempo determinado el inmueble vuelve a ser propiedad pública. La propuesta contempla que no quede siempre en poder del promotor dicho suelo sino que pueda ser adquirido por el comprador y con ello acabar siendo el propietario legal de la vivienda.

Esta práctica recuerda a la antigua “venta diferida” usada durante la década de los sesenta.

Aplicando dichas medidas podría darse salida a las viviendas en stock. Según el secretario de l’Habitatge i Entorn Urbà se trataría de partir en dos la hipoteca, una para el promotor y la otra parte para el comprador siempre basándose en lo que pueda pagar. El resto quedaría en propiedad del titular del suelo aunque el comprador puede adquirirlo totalmente acordando con el promotor un plazo.

También se estudia otra fórmula, conocida como “propiedad compartida”. Según el catedrático de Derecho Civil Sergio Nasarre en Reino Unido se viene usando desde 1979  y gozan de ella 170.000 familias

La fórmula de alquiler compartido permite al comprador solicitar créditos pequeños, unos 30.000 euros, para adquirir la vivienda. A la vez que va pagando la hipoteca abona al propietario una cifra en concepto de alquiler. Tras liquidar ese préstamo puede ir pidiendo otros hasta liquidar la totalidad de la vivienda.