Vivienda

La falta de financiación frena la recuperación del sector inmobiliario

Couple using a calculator to pay bills

La conferencia anual de la Asociación de Promotores y Constructores de España (APCE) ha concluido sin buenos augurios para el sector de la construcción, principal perjudicado de la actual crisis económica junto con el financiero. Y es que en realidad ambos van de la mano en esta crisis. Los promotores se quedan sin fondos, y los bancos y cajas no les proporcionan financiación.

“Financiación”, la palabra clave para el mercado inmobiliario

La conferencia la presentó como el principal escollo para superar su crisis, y subrayó que sin la recuperación del sector inmobiliario no hay recuperación de la economía. Según las conclusiones que presentó la conferencia, cada vivienda nueva proporciona de 2 a 2,4 empleos, cada millón de euros invertido da trabajo a 18 personas y cada 100.000 viviendas el PIB sube un 0,33%.

Lo cierto es que, según un estudio del BBVA, entre 1998 y 2007 el sector de la construcción significó el 23% de los empleos y el 20% del crecimiento económico de la época. Sin embargo, el estallido de las burbujas inmobiliaria y financiera hizo que la segunda recelara -y mucho- de la primera. En la época del boom, el 53% de la inversión estaba destinada a la construcción. Pero ahora, los activos inmobiliarios son un lastre para la banca. Las entidades financieras tienen 37.000 millones de euros embarrados en terrenos donde ningún promotor quiere -o puede porque no le dan crédito- meterse, y unas 714.000 viviendas que al ritmo actual se acabrán vendiendo de aquí a cinco o siete años. Y no sólo es que la demanda baja: la que hay tampoco lo tiene fácil para que le concedan una hipoteca, cuyo volumen y número ha bajado ya un 42%.

Si además sumamos el estancamiento del crecimiento demográfico, con tendencias más bien a un saldo negativo en los próximos años, se estima que no serán necesarias más de 200.000 viviendas al año (50.000 de reposición). La solución, en este caso, parece pasar por destinar más apartamentos al turismo, si es que la demanda local sigue retrocediendo.

Propuestas a corto plazo: cambios fiscales, potenciar el alquiler y flexibilizar el urbanismo

El fin de las desgravaciones por adquisición de nueva vivienda el 1 de enero de este año, la subida del IVA en julio de 2010 más la incertidumbre de la economía en general -tanto nacional como en el entorno de la eurozona- significó un nuevo freno en la leve recuperación del sector en la primera mitad del año pasado.

La APCE pide medidas fiscales hasta que el sector muestre claras señales de recuperación, en lugar de ir aplicando parches que convierten su activación en un movimiento de acordeón: se infla un poco y se desinfla otra vez. Proponen restablecer la deducción por compra de vivienda, prolongar el IVA reducido al 4% y eliminar la doble tasación en la transmisión de inmuebles (IVA más Impuesto de Transmisión de Bienes, ITB). También piden bonificar el alquiler de viviendas, ya que consideran que hay una potencial demanda en aumento pero que se ve frenada ya que a largo plazo no es rentable. Y flexibilizar la normativa urbanística, para adaptarla a la realidad de los tiempos.

  • 20N

    ¿Y por qué tenemos que subvencionar con desgravaciones fiscales lo que los especuladores de la construcción y de la banca han destrozado?

  • Dube

    Es muy simple Says. Porque antes de que los especuladores y la banca destrozaran este sector, todo el mundo, que se ha comprado una vivienda, se ha beneficiado de esas desgravaciones y no somos los jóvenes que queremos comprarnos una ahora y avanzar en nuestras vidas los que lo tenemos que pagar.
    Esta es una idea mía: yo quitaría las desgravaciones fiscales pero con efecto retroactivo, es decir, a partir de la fecha x ni los nuevos compradores ni los que se benefician en estos momentos se puedan desgravar por la vivienda.