Euríbor

La desconfianza de los propietarios sigue siendo un lastre para el alquiler en España

La Asociación Europea de Arbitraje (AEADE) ha hecho una petición de mejoras en la Ley de Enjuiciamiento Civil para impulsar el arbitraje de forma generalizada, ya que, según la Asociación, ésta es la vía “más eficaz” para acelerar los deshaucios en España.

AEADE señala en el comunicado realizado que la principal barrera para el alquiler en España sigue siendo la desconfianza de los propietarios a sacar sus viviendas al mercado.

Según sus datos, el arbitraje ha incrementado en más de un 50% el alquiler de viviendas en las regiones las que los gobiernos autonómicos y locales han apostado por este sistema, como son País Vasco, Comunidad Valenciana, Andalucía y Madrid.

La Asociación apunta hacia el arbitraje como “única herramienta de fomento del alquiler” ya que hace posible solucionar cualquier conflicto entre arredadores y arrendatarios, incluido el desahucio por falta de pago, en 25 días, “frente a la amplísima horquilla de cuatro a doce meses que tarda la Justicia Ordinaria en dictar las sentencias”, argumentó.

Apunta AEADE que los tres meses de media que tardan los jueces en ejecutar los laudos arbitrales y las sentencias judiciales podrían reducirse a la mitad. Para ello creen fundamental reducir o incluso eliminar el plazo de 20 días hábiles para poder instar la ejecución de los laudos y sentencias cuando sea un desahucio por falta de pago.

Del mismo modo la Asociación aboga por flexibilizar los sistemas de notificaciones y comunicaciones y por otorgar al árbitro la posibilidad de solicitar cautelarmente del juez una fecha de lanzamiento.

Para popularizar el uso del arbitraje en el mercado del alquiler, esta asociación insistió en que es necesario acometer modificaciones legislativas para que el arbitraje cobre un especial protagonismo.

Además, según informa Europa Press, AEADE propone que todas las cuestiones derivadas del contrato de arrendamiento, incluso el desahucio por falta de pago en vivienda, pueda someterse a arbitraje, ya sea un particular o una inmobiliaria la propietaria o arrendadora.

Asimismo solicita que en cualquier contrato de arrendamiento el convenio arbitral pueda ser pactado tanto con carácter previo, como una vez que surja la controversia.

Por ello, Javier Íscar de Hoyos, secretario general de AEADE, estima “conveniente y hasta necesario que las partes en un litigio arrendaticio puedan disponer de la institución arbitral como alternativa a la jurisdicción del Estado”.

 -Mar Criado-