Finanzas

La crisis ¿se arregla con recortes?

crisis

¿Europa necesita más recortes? Hasta ahora se ha demostrado la enorme ineficiencia de reducir el gesto, recortar programas sociales y pasar la factura de las ominosas deudas bancarias a los contribuyentes bajo el lema de incrementar la base tributaria. El resultado de combatir el déficit y dejar al sistema financiero intacto ha sido el contagio de las economías débiles a las más grandes: de Grecia a Irlanda a España e Italia, con Portugal como paso franco.

La Gran Recesión del 2008 en los Estados Unidos se ha convertido en la Gran Crisis de los dos lados del Atlántico, y en ambos lados (en Estados Unidos y en Europa) han surgido economías de crecimiento lento y sin generación de empleo. ¿Por qué? El cuidado del deficit publico, ese fantasma de los economistas modernos, que no produce tanto daño como las amputaciones para mantenerlo en cero.

Los recortes para aligerar el déficit sólo han producido más desempleo y temor que frena el consumo.

El caso de Grecia es modélico: las medidas de “sacrificio” impuestas por el FMI y con el respaldo de la Comisión Europea, sólo agravaron los problemas y las desigualdades que habían conducido a la isla a su debacle. Un segundo rescate bajo las mismas exigencias sólo va a ahondar la Crisis, y fortalecer el contagio.

La lección es sencilla: no hay recuperación sin atender las dolencias de fondo de la economía (la deuda bancaría, monetaria y social) ni sin asistencia de un estado inversor. La reacción a la baja de las Bolsas de todo el mundo a la tibia aprobación de las medidas de Obama para aumentar el techo de la deuda americana es elocuente al respecto.

Imagen | IBT