Euríbor

La Crisis puede dañar al corazón

La Crisis puede danar al corazon

No nos referimos a una metáfora, no hablamos de medidas de protesta extrema, como la inmolación de un anciano griego aquejado por las deudas y las secuelas de la debacle de su país. Lo decimos en sentido literal: la economía puede dañar seriamente la salud del corazón.

Un grupo de cardiólogos argentinos ha investigado la relación entre las debacles económicas y la incidencia de la mortandad por padecimientos cardiovasculares, y encontrarán una relación directa entre la tensiones financieras y los accidentes del corazón.

En un estudio del que hace eco el diario La Nación de Argentina, un grupo de cardiólogos estudió la incidencia de ACV (Accidentes Cardiovasculares) durante las llamadas Crisis asiática y Crisis de la Convertibilidad argentina, y observó un aumento de fallecimientos por infartos en épocas de debacles económicas.

El responsable del estudio, Alvaro Sosa Liprandi, señala en su informe: “Durante los años de las crisis estudiadas, la caída de la tasa de mortalidad no sólo se detuvo, sino que incluso se incrementó la mortalidad asociada al infarto y al accidente cerebrovascular (ACV) – -. En la crisis de 1998-1999, por ejemplo, la mortalidad cardiovascular se incrementó un 5,4%, mientras que en la de 2001-2002 la tasa de ACV aumentó un 13% en los menores de 65 años.”

El equipo de Sosa Liprandi estimó el número de muertes por ACV incrementado por las crisis económicas: como secuela de la crisis del sudeste asiático, en 1999 murieron 3027 personas más por enfermedad cardiovascular que en 1997.