EuríborVivienda

La crisis dispara la demanda de hipotecas inversas

La crisis dispara la demanda de hipotecas inversas

Este tipo de crédito se introdujo en España en 2004 y permite a los jubilados convertir en liquidez su vivienda mientras la alquilan o viven en ella.
La demanda de hipotecas inversas ha crecido un 17% hasta el pasado mes de abril en relación al mismo cuatrimestre del año 2010.

La hipoteca inversa es un préstamo hipotecario enfocado a personas mayores de 65 años. La entidad bancaria paga una cantidad mensual garantizada y vitalicia al titular del inmueble y como cualquier crédito conlleva una serie de gastos, impuestos, notaria, registro, etc., pero son adelantados por la entidad bancaria.
Cuando el deudor hipotecario fallece, los herederos liquidan la situación con la entidad de crédito: cancelando totalmente el crédito hipotecario o vendiendo la vivienda. Si los herederos no pueden cancelar el crédito hipotecario, el banco podrá ejecutar la hipoteca.
Desde que se inició la crisis, la concesión de este tipo de hipotecas no ha parado de crecer. En 2006, las entidades dieron luz verde a 2.300 operaciones. El año pasado, a 2.991. Y en los cuatro primeros meses del año, las peticiones han crecido un 17% hasta abril, hasta sumar 19.900 seguramente debido a las dificultades para llegar a fin de mes ya que la pensión media ronda los 687 euros al mes, un 40% menos que la media europea.
El usuario medio de este tipo de créditos es una persona mayor de 75 años con una vivienda en propiedad de más de 400.000 euros y situada en una capital de provincia grande.
La mayoría de solicitudes se concentran en Madrid y Barcelona, con un 32% y un 25% respectivamente, seguidas de Sevilla con un 11%.