Empresas

La CNMC confirma irregularidades de la subasta eléctrica

subasta electrica

Ahora ya parecen cosas del pasado, en un contexto en el que las hidroeléctricas pierden dinero – sobre todo, si sus ganancias se comparan con las de hace unos meses – y en el que la factura de la luz parece mantener una cierta estabilidad de precios, las subastas son algo lejano.

Sin embargo, se confirma ahora que en la última subasta, la celebrada en diciembre de 2013, la que propició reforma energética, hubo algunas irregularidades que se traducirían en un considerable aumento de la factura eléctrica de los usuarios.

400 millones de más

Cinco son las circunstancias anómalas que se enumeran en el informe presentado por la CNMC, aunque el organismo también indica que no se han encontrado evidencias de que hubiera acuerdos entre las empresas de electricidad para conseguir engrosar los precios.

La subasta del 19 de diciembre hubiera sido una más, pero el encarecimiento de los precios en más de un 25% motivó la paralización y la posterior anulación de la misma, ya que entonces se sospechaba que se habían inflado los precios para aumentar las ganancias de las empresas.

Las subastas de energía eran, hasta diciembre de 2013 la fórmula en la que las eléctricas ponían energía en el mercado y, como consecuencia de este sistema, se habían hecho habituales las subidas de la factura cada tres meses, coincidiendo con los periodos posteriores a cada subasta.

Un proceso rápido

En tan solo unos meses la CNMC ha concluido que hubo circunstancias atípicas y, solo unos meses después de que se sospechara de irregularidades, el estudio de estas está prácticamente terminado. Ojalá en todos los procesos de este tipo hubiera la misma celeridad.