Finanzas

La banca española a la suerte del ladrillo

assorted coins from different countries

El BCE ha sido claro: se acabaron las subastas a un año. El recurso más habitual para financiarse que tenían los bancos medianos y pequeños. Una medida que no afecta a la gran banca, que podrá asistir a otras formas de financiamiento y captación de recursos, pero que significa todo un revés para los bancos más modestos, que sólo cuentan con los depósitos para financiarse, y para todos los consumidores.

El dinero se hará más caro y las calificaciones de crédito van a empeorar.

En España, la situación obligará a los bancos a capitalizar el activo que han venido acumulando desde el inicio de la crisis: los inmuebles fruto de ejecuciones, embargos y daciones. Una repesca que no será fácil, en tanto que los precios de las propiedades no hacen sino bajar.

El intento por mostrar el verdadero estado de la economía y evitar los vicios del pasado es un remedio que, al menos por ahora, va a ser más terrible que la enfermedad.