Finanzas

La banca aún en riesgo debido al ladrillo

Bank Risk road sign.

A juicio de la entidad comunitaria, y a pesar de los cambios realizados, la banca española sigue muy afectada por la crisis del sector inmobiliario, y esta exposición al ladrillo sería una de las principales causas en su bajo de rendimiento y en la contracción de crédito.

Bruselas ha reducido las perspectivas de crecimiento españolas (hasta un 0,7% entre 2011 y 2012) debido lo que considera “riesgos latentes” en el sistema financiero interno debido a la exposición de la banca al ladrillo. El sector inmobiliario, sostiene el ejecutivo comunitario, es la piedra al cuello de la economía española.

Como nos lo enseñan los cursos de finanzas, el epicentro de la crisis española (con sus dosis de paro e incertidumbre) fue el boom inmobiliario, que nos ha dejado con u stock de más de un millón de viviendas vacías y sin vender, y un contingente de trabajadores que sumo un 30% a las actuales cifras del paro.

Bruselas sostiene que debido a su vínculo con el sector inmobiliario, la banca española ha venido “reduciendo más el crédito al sector privado, lo que puede tener consecuencias negativas para la inversión y el consumo de bienes duraderos”, como señala en un informe reciente. “La rentabilidad de los bancos está reduciéndose y el riesgo de crédito sigue siendo una preocupación, ya que los préstamos morosos están aumentando y el ajuste del sector de la vivienda prosigue”.

Para Bruselas, esta sequía del crédito impide que el ajuste al sector inmobiliario se concrete, como se tenía previsto, antes del 2013.

Un preocupación latente a pesar de las nuevas exigencias para los bancos decretadas por el Gobierno.