Finanzas

La bajada del Euribor encarece el mercado hipotecario

Euribor

Un ejemplo de que lo que ocurre con las medidas macroeconómicas que terminan por provocar todo lo contrario de lo que buscaban, es lo que ha ocurrido con el descenso de las tasas a cargo del BCE.

Actualmente, el precio del dinero es del 1%, y el efecto directo de esta bajada es un descenso en el Euribor, el índice referente para la mayor parte de los préstamos, especialmente las hipotecas.

¿Qué es lo que ha ocurrido con este descenso del Euribor? En menos de un año, el índice paso de estar por encima de los 5 puntos a menos del 1%. La consecuencia lógica de una descenso así sería una bajada en las mensualidades de las hipotecas que se renegociaron en este periodo, e intereses más benevolentes y competitivos para los nuevos clientes.

Pero la realidad da al traste con los planes del economista más sagaz: el descenso del Euribor ha provocado una reacción virulenta en la banca.

Cada vez se conceden menos y más caras hipotecas, y en las hipotecas existentes aquello que se ahorra en materia de menos intereses se compensa al banco con comisiones y multas abusivas.

Y no sólo eso: el efecto contagio de la bajada del Euribor ha provocado un encarecimiento de los préstamos personales.

La Unión de Consumidores de España(UCE) denuncia, en una nota aparecida en el Xornal de Galicia, que ante un panorama en el que reciben menos intereses, la banca está concediendo menos hipotecas: casi un 20% menos que en el 2008.

Este descenso no se debe a una falta de oferta (en España hay cerca de 600.000 casas nuevas y vacías sin vender), sino por una nueva política bancaria que ha endurecido las condiciones para la consesión de préstamos sobre la vivienda, y pone trabas a las aspirantes, e impone condiciones abusivas a los hipotecados.

No sólo eso: las nuevas hipotecas se condicionan a una claúsula de un interés “suelo” del 3,5%. Esto quiere decir que, en el futuro, los clientes no se verán beneficiados por una bajada de los tipos de interés.

Con las hipotecas existentes tampoco hay nada que se deja al azar: aunque un atraso por demora en el pago de las mensualidades sólo debería ser equivalente al precio actual del dinero (4%), los bancos penalizan con un 25% los retrasos en el pago de las mensualidades.