Empresas

Iberdrola, de nuevo bajo sospecha

iberdrola

Competencia estudia un nuevo caso de fraude dentro de la compañía eléctrica. La CNMC sospecha que algunas de las centrales hidroeléctricas podrían haber realizado prácticas contrarias a las regulaciones establecidas por la ley, al retener agua en algunos de los pantanos en los que trabajan.

Expediente sacionador para Iberdrola

Hace algunos meses la Comisión Nacional del Mercado de Competencia realizó unos estudios sobre las prácticas de las compañías hidoeléctricas, pero este organismo no quedó satisfecho con los resultados de tres de las plantas, en concreto, de las situadas en las cuencas del Duero, el Tajo y el Sil, que gestiona Iberdrola.

Ahora Competencia realizará un nuevo estudio, ya que se sospecha que se pudieron realizar prácticas irregulares entre el 30 de noviembre y el 23 de diciembre. En concreto, la acusación se basa en la presunta retención de agua en estas fechas que podría haber estado directamente relacionada con en incremento en los precios de la electricidad de un 11% que se llevó a cabo en diciembre de 2013, la subasta que después se anularía.

30 millones de multa

La retención de agua infringe el artículo 60 de la antigua ley de electricidad, y de probarse las acusaciones, Iberdrola se enfrentaría al pago de una multa de 30 millones de euros, aunque de momento la empresa tiene abierto un expediente sancionador y será en los próximos 18 meses cuando se conozca el resultado de las investigaciones.

Desde Iberdrola afirman que no existen irregularidades en la gestión de las plantas hidroelécticas de la empresa, mientras que desde las organizaciones de consumidores se pide que, confirmándose los datos, se realice una auditoría exhaustiva sobre las prácticas de las empresas de electricidad durante los últimos años.