Economía

iBanesto: la subrogación sin suelo

Refinancing. Business Background.

Los contratos hipotecarios tienen mucha letra chica, que contemplan circunstancias que los clientes rara vez consideran antes de firmar. Y uno de los escenarios que las clausulas de los contratos consideran es el llamado suelo, una figura que en este momento de bajas tasas de interés impide que muchas familias se beneficien y continúen pagando cuotas altas, cuando deberían estar disfrutando de un notable descuento. El suelo (o piso) hipotecario defiende al banco, pues impide que el cliente de beneficie de un interés inferior al pactado.

¿Qué hacer cuando nuestro banco nos impone un suelo hipotecario? Realizar una subrogación hipotecaria a un banco que ofrezca condiciones más competitivas. ¿Y que puede ser más competitivo y beneficioso para el cliente que una hipoteca sin suelo? Como la que ofrece la suborogación de iBanesto.

iBanesto ofrece una subrogación hipotecaria que desde el principio ya conlleva beneficios: no hay que realizar ningún gasto por cambiar de banco (ni las ominosas comisiones por subrogación, tasación, notaria y registro). iBanesto asume todos los gastos que implica el cambio de banco.

iBanesto no impone a sus clientes hipotecarios la contratación de servicios adicionales. Para conseguir la subrogación sólo es necesario domiciliar dos recibos y contratar un seguro Multiriesgo Hogar, que además es una seguridad sobre la vivienda. Además, el cliente recibe una bonificación del 3% por cada uno de sus recibos domiciliados.

Si todas estas condiciones no son suficientes, iBanesto ofrece una hipoteca sin suelo: todos sus clientes se pueden beneficiar de las bajadas de los tipos de interés sin límites. Para empezar, iBanesto ofrece una de las tasas más bajas del mercado: Euribobor + 0,45%.

Una hipoteca sin clausulas engañosas, baja vinculación, bajo interés y la posibilidad de beneficiarse de los vaivenes del mercado. Ya no hay pretexto para no subrogar con iBanesto.