Vivienda

Hipotecas: qué pasa si no puedo pagar

Hipoteca

Si se ve en el horizonte que se tendrán problemas para cumplir con la obligación de la hipoteca (el pago de las mensualidades, en concreto), hay una regla de oro que no se puede pasar por alto: nunca hay que dejar de pagar. ¿Cómo se debe proceder en ese caso?

Negociar con el banco

Es vital que en cuanto veamos que estamos frente a una posible reducción de ingresos o en una circunstancia que nos obligue a considerar el no pago de las mensualidades de la hipoteca, hay que acudir al banco con el que hemos contraído la deuda, y exponer nuestra situación.

La negociación con el banco es la única alternativa cuando es bien sabido que la opción del no pago de la deuda está totalmente fuera de la cuestión.

Aumento de intereses

¿Qué opciones se ofrecen al cliente que por cualquier razón no puede cumplir con el pago de su hipoteca?

Carencia. Algunos contratos de hipoteca contemplan los llamados “meses de carencia”, en lo que no se pagan mensualidades, sin que ello signifique un aumento de los intereses.

Ampliación del plazo. Si no hay periodos de carencia, o si ya se han agotado, siempre queda recurrir a una ampliación de la vida de la hipoteca, que supone que se reduce el pago de la mensualidad, pero se alarga el plazo de la deuda, y con ello los intereses.

Reunificación de deudas. Otra alternativa es reunir todas las deudas del cliente (incluso las que vengan de otro banco) en una sola cuenta, lo que supone un aumento notable de los intereses que paga, pero puede ser un alivio temporal.