Economía

Hipermercados venden pollo por debajo del precio de coste

Depositphotos_2569141_xs

La Unión de Pequeños Agricultores (UPA) ha denunciado que varias cadenas de supermercados, entre las cuales están Carrefour, Mercadona y Alcampo, ponen a la venta la carne de pollo a un precio que está por debajo del de coste. Se quejan de que esto está haciendo peligrar las más de 6.000 granjas de pollo que existen en nuestro país.

Así, la UPA asegura que estas cadenas de supermercados venden la carne de pollo a un precio que no llega ni a dos euros el quilo. Sin embargo, la asociación de agricultores y ganaderos afirma que en 2010, el precio de esta carne oscilaba entre los 2,4 y los 2,7 euros el quilo, lo que significa que si tenemos en cuenta las situaciones actuales del mercado (con el aumento del precio de los piensos y la producción en general).

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha informado que estos supermercados consiguen vender el 60% del total de carne de pollo que se comercializa en España, mientras que tan sólo la mitad de ese porcentaje representa el total de ventas en las tiendas tradicionales.

La UPA insta a los políticos a poner una solución a este conflicto y a obligar por ley a arbitrar el precio de los productos para que las grandes cadenas de distribución no puedan abusar de los costes de producción. ¿Qué os parece vosotros?

Etiquetas:
  • saps

    Los precios habrían de ser libres, por lo que el pollo se tendría que vender al precio que quiera cada uno. Al fin y al cabo se ha hecho así toda la vida, con regulación o sin ella, con leyes o sin ellas y a nadie le ha importado, salvo a los polleros.
    Claro está que deberían ser libres también los precios de las lineas de las diferentes compañías telefónicas (y no supeditadas a una), y tampoco deberían estar reguladas las tarifas de los diferentes colegios de abogados, ingenieros, médicos, notarios, etc, así como las tarifas de eléctricas, aguas, gas, gasolinas i demás servicios. Tasas de aereopuertos, puertos, parkings, multas, impuestos, comisiones bancarias, etc.
    Todo el que puede (de poder) regula su precio, (incluso la SGAE), y los perjudicados suelen ser los agricultores, pescadores, mariscadores, tenderos, vendimiadores, comerciales varios, etc. Incluso diría yo que al contrario, a estos aún les podemos regular el horario de trabajo de 24 horas abiertos y siete días a la semana, (como que es una obligación estar siempre abiertos, y pensamos que como los euros son de uno los gastamos donde nos apetezca y a los más barato), y muchos no se dan cuenta de que si no fueran por este tejido humano, que con su gran sacrficio y a costa de horas y bajar margenes de beneficios, hoy por hoy estaríamos en un caos como en el de la primera gran guerra mundial. En fín como dicen en nuestra tierra, “mientras hayan burros, siempre habrán que a caballo irán”.