Economía

El conflicto con Gibraltar perjudica a la economía española

gibraltar

Desde que Gibraltar se proclamara parte del territorio de ultramar del Reino Unido, en 1713, los conflictos entre este zona, situada en la parte más meridional de la Península Ibérica, y España han sido una constante. Es cierto que no siempre la tensión ha sido grande, y que los continuos acuerdos y regulaciones entre España y Reino Unido hacen que ambos países mantengan buenas relaciones, sin embargo, de vez en cuando los problemas aumentan y ello, suele ser el perjuicio de la economía local de ciudades como La Línea de la Concepción o Tarifa.

Bloques de hormigón y robos de arena

La polémica de Gibraltar 2013 surgió a raíz del lanzamiento de 70 bloques de hormigón en uno de los caladeros de pesca que, de forma habitual utilizan los pescadores de Tarifa en su jornada laboral, estos bloques impiden que los barcos de pesca puedan faenar y, por lo tanto, reducen las posibilidades de trabajo de uno de los sectores económicos más importantes de la localidad.

Desde distintas asociaciones ecologistas anunciaban, además, que la playa de Tarifa está perdiendo una parte importante de su  arena, que se va en forma de 40 camiones diarios con destino al Peñón -hay que recordar que Gibraltar pretende extender su territorio realizando una urbanización de lujo sobre el mar. El problema de la retirada de la arena más que económico, pone el peligro una zona natural.

Mayores controles en la frontera hispano-gibraltareña

Como respuesta, desde el Gobierno Español se han adoptado medidas para reducir el contrabando entre Gibraltar y España, y durante todo el verano, se han intensificado los controles aduaneros, llegando a causar retenciones de más de 2 horas.

A falta de que los Gobiernos de Reino Unido y España lleguen a un acuerdo sobre las zonas de pesca y los caladeros, desde la Unión Europea ya se ha anunciado que se estudiarán los conflictos de este verano, en busca de una solución que contente a ambos países.