Economía

Formas de evitar que una nómina tardona haga mella en tu familia

economy

Vale, éste es el percal al que debes enfrentarte: no hay dinero en el bolsillo, pero sí unas cuantas facturas que pagar y una nómina que se retrasa peligrosamente. Lo cierto es que en los últimos años prevalecen las empresas que debido a su mal estado económico, auspiciado por esta crisis contumaz, se ven obligadas a demorar el pago de la nómina de sus trabajadores y éstos deben ejecutar pinitos financieros para sobrevivir a un día a día sitiado por las facturas de los básicos de todo hogar como luz, agua y manutención, por no hablar de esos gastos sobrevenidos como la educación de los hijos o reparaciones de coches. Por lo tanto, las empresas españolas apoquinan mal y tarde y los empleados tratan de sudar soluciones a ese mal trago.

Aunque as empresas que abonan tardíamente las nóminas se arriesgan a ser multadas por la Inspección de Trabajo, a pesar de que éstas demuestren su clara intención de saldar sus deudas y de ir pagando de modo parcial estos salarios, no cesan de incurrir en demoras. Desde luego, aunque tal salida no es la más recomendable para un negocio en horas bajas y que se esfuerza por mantenerse a flote, la imposición de una multa es la opción adoptada por Trabajo que ha llegado a sancionar a empresas que se han hecho las remolonas en el pago de las nóminas.

Eso sí, el organismo se ha decantado en estas ocasiones por imponer la sanción más leve para no agravar, en la medida de lo posible, las malas finanzas de la multada: 6.251 euros. Al menos así sucedió con una empresa de gas ubicada en Sevilla en octubre de 2012.

Lo cierto es que las empresas que en los últimos años se han visto abocadas a estas prácticas han ido en aumento. Así, durante 2011 y 2012 el porcentaje de denuncias de trabajadores que reclamaban el pago de sus salarios o de quejas planteadas por los comités de empresa creció en un 36%, pues si en un principio las denuncias se situaban en 165, finalmente saltó a 224.

Pero es probable que el trabajador solo se enfrente a una nómina que simplemente se retrasa y que, sin embargo, le perjudica gravemente al carecer de ahorros. En ese caso, no procede denunciar a la empresa, pues el retraso debe ser de al menos tres meses para que proceda la reclamación ante Trabajo. Aún así, hay vías para obtener cierta liquidez y que esa falta de fondos apenas trascienda al trajín diario de una familia.

Sí, sabemos cómo evitar que esa nómina tardona haga mella en nuestras sonrisas. ¿Te contamos el secreto? Pues el secreto no es tal porque los buscadores de Internet no hacen más que vocearlo. ¿Has probado a buscar créditos urgentes en la Red? Si lo haces, te sorprenderás al descubrir la ingente cantidad de empresas que se afanan en este ramo: Cashper, Bankimia, Wonga o Cofidis, entre otras. Todas ellas condicionan sus préstamos a una premisa básica: la presencia de una nómina. Desde luego, nosotros nos inscribimos en ese caso porque solo queremos suplir esos días de retraso en el pago del salario, ¿verdad? Además, para su devolución se concede un plazo de 30 días. Un período en el que tu nómina ya se habrá dejado caer por tu cuenta de ahorro y no supondrá problema alguno su retorno.

Por lo tanto, una vez seleccionada la empresa y la cantidad que precisamos (hasta un máximo de 500 euros), podemos sustanciar su solicitud a través de formulario web, SMS, teléfono, email o fax. Por lo tanto, resultará difícil que nos desanime la burocracia, pues ésta no existe y, para colmo, puedes tener tu dinero en la cuenta en apenas una hora. Así que ya sabes, para estados carenciales de nómina, refuérzate con un préstamo urgente.

Autor: Ana Durá