Economía

Formas cotidianas de ahorrar

Save money

Nuestra preocupación esencial en tiempo de crisis es cómo lograr llegar a fin de mes, al mismo tiempo que ahorramos para crecer y proyectarnos hacia un mejor futuro. No es algo imposible, siempre que pongamos en marcha una serie de estrategias y las sigamos con disciplina.

Enfría tu refrigerador. En tiempo de nevadas, saca al exterior un bote de plástico con un galón de agua, y deja que se congele. Después, colócalo en tu refrigerador, y déjalo ahí. ¿Qué es lo que consigues con ello? Que tu refrigerador se enfríe más rápidamente, y un ahorro de unos 200 euros en la factura eléctrica.

Revisa el escaneo de tus compras. Al ir al supermercado y pagar en la caja, revisa que cada vez que se escanea la etiqueta de un producto, se marque exactamente el precio que corresponde. De no ser así, pide que se revise y se ajuste. Es común que las tiendas se equivoquen  a su favor en la medida que es no es posible saber el precio al que se marca un producto sin un escáner. Si te gusta el drama, puede reclamar una compensación… y hasta puede que la obtengas.

Pon una botella de arena en la cisterna del sanitario. Siguiendo el Eureka de Arquímedes, con una botella de un litro llena de arena, desplazas la mitad de la capacidad de la cisterna del sanitario, lo que deja con agua más que suficiente para que cumpla con su función. De ese modo, ahorras más de 70 euros al año en la factura del agua.