Empresas

Fauna: lo que hay en toda oficina

No importa el sector al que tu oficina sirva: siempre se verá como un sitio en donde la gente se esfuerza por fingir que hace algo importante. Pero ni ese esfuerzo, ni esos suspiros, ni esa aparente concentración en una hoja en blanco evitan que salga a la luz su verdadera personalidad. Y si: entonces descubres que te encuentras, con goce de sueldo, en un lugar de luces blancas que no se diferencia mucho de cualquier ala de un psiquiátrico. Y es que en rigurosa jornada de 9 a 5 estás rodeado por:

El jefe buenrollito: ese que te dice “buen trabajo” en cualquier contexto, ya sea que le entregues un informe, salgas del baño o te sorprenda con alguna compañera en el cuarto de las fotocopias.

La mística: que insiste en leerte el horóscopo en voz alta, tiene un salvapantallas con deidades con extremidades de más, tiene cuatro hijas bautizadas como especies en vías de extinción y contraataca las reprimendas con nubes de pachulí.

La tía buena que todos creen que es fácil: por el corto de su falda y la amplitud de tu escote, y que teenseñará con una sonora bofetada la diferencia entre mito y realidad el día que intentes algo con ella en el cuarto de la fotocopiadora.

El radio macuto apocalíptico: ese tipo de gafitas cuyo único fin en la empresa parece ser mantener el ánimo bajo y la productividad al alza mediante rumores del tipo “se viene otro recorte” y “me parece que vi tu nombre en la lista”.

Imagen | Inmagine