Empresas

Famosos y empresarios: un ejemplo a seguir

clan Bardem

Ya no basta con el favor de los medios, la belleza o el talento para mantenerse a flote: cada vez son más los famosos que estudian los mercados para hacer inversiones rentables o iniciar negocios exitosos. Así como Bimba Bosé tiene participación en una cadena de moda (Bimba & Lola) y del mismo modo que el clan Bardem ha abierto de una línea de restaurantes (La Bardemcilla), cada vez son más los famosos que entra de lleno en los negocios.

No es algo que tengan fácil, sin embargo: según el informe Doing Business 2011 del Banco Mundial, comenzar un negocio en España “es un proceso lento, caro y con muchas trabas burocráticas e impositivas: 10 procedimientos administrativos, 47 días, un coste del 15% de los ingresos per cápita y un capital mínimo del 12,8% de los mismos de media”, con una presión fiscal que se come cerca del 56,9% de los beneficios.

A pesar de ello, el actor y empresario Bertín Osborne, dueño de Bertín Osborne Alimentación, cree que hay que insistir en crear empresas : “Este país necesita optimismo y esperanza”.

Bimba Bose cree que las claves para sacar adelante una empresas son: “tener iniciativa, saberla contagiar y rodearte de un buen equipo. La crisis se combate empresarialmente desde el empuje, la fuerza y la constante creación”.

Imanol Arias y Migel Bosé, en cambio, apuestan por las partipaciones: Arias es accionista en la bodega Zepa 21, y Bosé de la empresa Brumale, de jamones de bellota.

Los artistas suelen ser mejores inversores que lo deportitas: “Respecto a sus inversiones financieras, los artistas suelen delegar menos la gestión de sus inversiones que los deportistas porque disponen de más tiempo, y si son mayores, dado que tienen más experiencia, suelen tener mejor criterio para inclinarse por un cierto tipo de producto”, dice la consejera delegada del banco suizo Lombard Odier, Ana Figaredo.