Euríbor

Evolución Euríbor: del 7 al 11 de julio

evolución euribor

La medida aprobada a principios de julio de 2014 con respecto a los tipos de interés y las vacaciones de verano marcan la estabilidad en el mercado y, como consecuencia, hacen que los intereses permanezcan muy estables en la segunda semana de julio.

Si en la semana del 30 de junio al 4 de julio se pudieron apreciar muy pocos cambios en los valores, con una media en el el Euríbor diario del 0.487% y del 0.049% en el semanal, las jornadas comprendidas entre el lunes y el viernes de la semana sucesiva recogen el guante y mantienen los tipos de interés en cifras similares a las recogidas con anterioridad.

Evolución semanal del Euríbor: del 7 al 11 de julio

El viernes 4 de julio, los mercados había cerrado con el Euríbor diario en el 0.486%, y así se quedaba el lunes 7, y el dato se podía volver a observar el martes 8, para el miércoles 9 se agregaba una milésima más, quedando en el 0.487%, y así se mantendría el resto de las jornadas, del jueves 10 y el viernes 11. Así, la media semanal gana una milésima frente a la registrada en la semana anterior y se queda en el 0.487%.

Por lo que se refiere al Euríbor a una semanal, tampoco se han apreciado muchos cambios, de hecho, los porcentajes se han mantenido aun más estables. El viernes 4 cerraba la semana en el 0.049%; y el lunes amanecían los mercados con una cifra similar; sin embargo, el martes los tipos de interés perdían una centésima y se quedaban en el 0.048%, y así se mantendrían para el resto de la semana, cerrando el viernes 11 en ese mismo 0.048%.

¿Hemos tocado fondo?

La estabilidad en el Euríbor a precios muy bajos coincide con un periodo en el que los precios apenas han mostrado diferencia con respecto al mes anterior, de hecho, junio ha cerrado como un mes en el que ha habido pocas variaciones en el importe que se pide por un inmueble.

Todo parece apuntar a que el mercado inmobiliario está llegando a sus cifras más bajas, aunque habrá que esperar  para confirmar si se ha llegado al precio mínimo que se puede pagar por una casa o por la hipoteca de esta.