Vivienda

Evitar el embargo a toda costa

Fed up office worker

Cuando estamos en riesgo de embargo, lo peor que se puede hacer es paralizarse y no hacer nada. Tenemos que ser muy francos con nosotros mismo en cuanto a las reales posibilidades de salir de la situación. Si de verdad podemos poner las cuotas la día en forma inmediata, no hay problema, pero no es lo que suele ocurrir.

En cuanto la dificultad para pagar es un hecho, hay que ir al banco para estudiar en conjunto las opciones.

El primer objetivo es conseguir un periodo de carencia en el cual solo se pagan intereses. Mientras resolvemos la situación de fondo, ganamos tiempo y no dejamos que el problema crezca.

Otra opción es alargar el plazo, esto encarece la hipoteca a la larga, pero si nos queda una cuota que podemos pagar, es lo mejor.

Si no tenemos esas opciones, vender es lo único que nos queda, siempre hablando con el banco antes.