Economía

Cómo evitar la compra de lo que no necesitas

3d small person pulling hands to ATM.

Sólo por estar al día, gastamos dinero en cosas que no necesitamos. Se trata de esa compulsión que nos lleva de una cosa a otra sólo por el hecho de que la anterior es un modelo “obsoleto”, y la siguiente la versión “más nueva”… Compramos lo más nuevo, y no precisamente porque sea mejor.

La estrategia detrás de esta compra es que el nuevo modelo llega con una serie de características, una nueva configuración, nuevas prestaciones… ante las que el consumidor no se puede resistir.

Sin embargo, esta carrera de nuevas versiones de gadgets y productos diversos tiene un sino en común: el contagio. Al revisar en conjunto las nuevas camadas de ordenadores o smartphones descubrimos que de una marca a la otra se ha copiado alguna nueva característica, sin importar si es útil o no, y sólo porque la competencia la ha implementado.

Por contagio, irreflexivamente, aceptamos estas características inútiles sin evaluar su relevancia: ordenadores con cámaras web que no usamos, smartphones con memorias que no llenamos, periféricos que no mejoran nuestra experiencia como usuarios…

Un ejemplo de esta compulsión por lo nuevo es el iPad: entre la primera y la tercera versión del producto de Apple, hay apenas cambios significativos que de ninguna manera justifican la actualización. Sin embargo, las preordenes de los nuevos modelos están lideradas por personas que ya tienen un iPad.

Antes de caer en la tentación de la actualización, hay que preguntarse si las nuevas prestaciones del producto valen la pena y el dinero que nos piden por ella, si en efecto las usaremos y supondrán una mejora. Si la respuesta a estas preguntas es que no, no deberíamos invertir en ese nuevo artículo.