Empresas

Evita procrastinar en 10 pasos (II)

6. Nunca te preocupes en lo que deberías hacer
El “y si” siempre lleva una carga de culpa, pues nos pone en el territorio de lo que podría pasar si en lugar de hacer esto hiciéramos lo otro. El resultado de especular con lo que deberíamos hacer es tan deprimente que suele ocurrir que ni hacemos lo que deberíamos ni lo que estábamos haciendo. La mejor alternativa: no te enfoques en cómo te sientes por no hacer algo, y pon tus pensamiento en cómo te sentirás al terminar lo que haces.

7. Ve paso a paso
La forma en que puedes motivarte a seguir en el plan trazado es celebrar cada paso en tu proyecto, así sea brevemente. Levanta las manos, comenta tu pequeño triunfo o suelta una pequeña exclamación. Y lo más importante: adopta la filosofía de que el éxito es sólo el progreso a la siguiente etapa del camino.

8. Haz pausas
Largas jornada de trabajo y aislamiento sólo llevan a fátiga y resintimiento. Así como debes dividir tu jornada y proyectos en etepas, también incluye descansos: caminatas, puntos para distraerte, charlas con los compañeros… Sobre todo, siente que mereces cada descanso. Llegará un punto en que los harás en contra de tu voluntad. Entonces habrás eliminado la procrastinación de tu vida.

9. Abre tu diálogo interior

La conciencia, sí, ese Pepe Grillo que todos llevamos dentro, es el mejor motor para poner manos a la obra. Ante cada pretexto, una respuesta; ante cada problema, una respuesta, ante cada negativa, un sí rotundo.

10. Refórmula tus frases
En lugar de:
Debo hacer esto. Es un proyecto muy importante, y debe estar terminado ya, y debo realizarlo.
Mejor:
Elijo hacer esto, empezando por un paso perfectible. Me hace sentir muy bien, y será divertido.

No habrá espíritu procrastinador que lo resista.

Fuente | Wikihow

Imagen | Consuelo