Empresas

¿Eurovegas será la solución o todo un nuevo problema?

eurovegas

Ya habíamos hablado acerca de la inminente irrupción de Eurovegas en España: el proyecto del magnate de los casinos, que no para de ir por el mundo fundando imperios de luz, calderilla y dados, eso sí, plantando la semilla en donde puede. Y esto es: en países donde las regulaciones laborales son tan endebles que la falta de contratos, prestaciones e indemnizaciones por despido son una constante que asegura mano de obra barata.

Con esos antecedentes, y a pesar de la alegría con la que empresarios de Cataluña y Castilla llaman al empresario Sheldon Adelson, para que funde en sus Comunidades otro clon de Las Vegas, como ha hecho Singapur y Macao, debemos precisar que las Eurovegas ya nace con muchos bemoles.

¿Qué es lo que Adelson ofrece? Según detalla el ElEconomista.es: “una docena de hoteles con 36.000 camas, 6 megacasinos, 18.000 máquinas tragaperras, 3 campos de golf y la promesa de crear hasta 250.000 empleos”. En suma, una inversión de 15.000 millones de euros en una década.

¿Qué es lo que Adelson pide a cambio? Ahí entra la letra pequeña que no acaba de gustarnos.

Cada vez que puede, Adelson señala la envergadura de su proyecto y la necesidad de que crezca bajo “la cesión gratuita de solares públicos y privados, inversiones estatales en nuevas infraestructuras y vacaciones fiscales durante 10 años”, el cambio de “estatutos laborales vigentes para poder contratar ad hoc trabajadores dentro y fuera de España y reducir el pago de las cuotas a la Seguridad Social”.

Sin obviar que Adelson cuenta con “una legislación más laxa con el tabaco en sus casinos” y la creación del master sobre la industria del juego.

¿Valdrá pena?