Empleo

Este año se perderán un centenar de jornadas laborales por las elevadas temperaturas

Businessman holding thermometer, measuring high temperatures

En 2014 se perderán 84 jornadas laborales en la ciudad de Madrid por las elevadas temperaturas, según una investigación de Mitsubishi Heavy Industries y Digital Meteo sobre el calor en las ciudades de España.

El número de días sin trabajo real o poco productivo se elevaría a 90 en Barcelona, 96 en Valencia y 142 en Sevilla, mientras que en Santa Cruz de Tenerife apenas serían 3 y no se perdería ninguna en Bilbao.

Según la legislación vigente, está prohibido trabajar en el interior de un edificio si la temperatura se elva de los 27ºC. El presente estudio analiza el número de días susceptibles que habría que encender el aire acondicionado en oficinas de las diferentes ciudades españolas. De no ser así, las empresas perderían hasta 84 jornadas laborales en el presente año.

El estudio, elaborado por los especialistas de tumeteo tomó como referencia que la temperatura en el interior de un edificio es en un 90% de los casos entre 3 y 5 grados por encima de la media registrada ese día.

El peor momento en cuanto a calor es entre el 20 de junio y el 3 de septiembre, días en los que se superan ininterrumpidamente los 27ºC de temperatura interna. El estudio también revela que el peor día para trabajar en una oficina es el 31 de julio, cuando se alcanza una temperatura media interna de 34,5ºC, casi ocho grados por encima del máximo legal permitido para ello.

En Barcelona el efecto regulador del Mediterráneo hace  que el verano llegue con bastante retraso. El mes de mayo suele ser bastante llevadero y solo hasta el 15 de junio no llega el calor sofocante que obliga el uso del aire acondicionado. La segunda quincena de agosto es la más calurosa en Barcelona, con valores mínimos muy altos, que difícilmente bajan de los 25ºC y que impiden el refrescamiento de los edificios, y aún en la primera mitad del mes de septiembre las temperaturas son realmente calurosas. Esto contrasta con los fríos inviernos que se pueden llegar a vivir en la ciudad condal lo cual hace imprescindible disponer de proveedores experimentados en Aire Acondicionado y Calefacción en Barcelona.