EconomíaFinanzas

¿Estamos en recesión o en crisis?

Una palabra que salta de diario en diario y de presentador de noticias en presentador de noticias es “recesión”, un término que no se escuchaba en España desde los tempranos ochenta y que (suponemos, visto lo visto) va a costar un poco menos de trabajo adoptar a nuestro gobierno que la palabra “crisis”.

Y es que las señales son ineludibles: estamos en recesión. ¿Qué significa exactamente esto?

Hay dos definiciones de recesión. Según una de ellas, estamos por entrar en recesión. Según la otra, ya estamos en ella.

La primer definición (o la tradicional) dice que una economía entre en recesión cuando su crecimiento da cifras negativas por dos o más bimestres. Para el 2009, se pronostica un crecimiento negativo de entre el -0,2 y el -1 %. Con lo que, dicen los analistas, viviremos una recesión durante todo el 2009, con mayor virulencia hacia mediados del año.

La segunda definición dice que la recesión se presenta antes: cuando las cifras sobre producción, consumo y generación de empleo se estancan. Desde esta óptica estamos en recesión desde agosto.

La recesión, desde el punto de vista de los economistas, no es grave ni extraordinaria, pues es el periodo de acomodamiento tras varios ciclos positivos, como los que había venido viviendo la economía española. El problema es que la recesión actual ha sido ocasionada por una serie de factores externos: la exposición de buena parte de la banca española y la planta productiva española a la debacle financiera estadounidense.

La pregunta, pues, no es si estamos o no en recesión, sino cuán profunda será…