Empleo

España con empleo precario y Alemania reduce mini-jobs

empleo

Lo cierto es que las noticias que vemos actualmente en la prensa, tanto en la económica como en la generalista nos dan a entender cómo está la realidad del mercado laboral. Y en casi todos los sitios vemos la palabra mejora con mayúsculas. Sin embargo, cuando accedemos a las cifras oficiales de paro, ocupación y población activa, así como los tipos de contrato, las tan buenas perspectivas se desinflan. Y nos damos cuenta de que al compararnos con países en los que el empleo no tiene un alto porcentaje de paro como en el nuestro las cuentas no nos salen.

En el caso español, vemos como en la actualidad el gobierno presume de que el paro ha caído de la cifra en la que se lo encontraron. Aunque no sé muy bien que se supone que tiene eso de positivo con más de 4 millones de parados inscritos y estimaciones que hablan de que en total hay 7 millones. Tampoco se tiene en cuenta que la cifra de población activa ha caído. O sea, mucha gente ha abandonado el país, y mucha otra ya ni siquiera considera inscribirse porque no ve factible encontrar empleo. Y si a eso se le suma que solo el 4% de los contratos firmados son a jornada completa e indefinidos, la situación sigue siendo lamentable.

En el otro lado de la balanza encontramos a países como Alemania. Su desempleo nada tiene que ver con el español, pero también eso debería aplicar a que la mejora fuese más lenta. Sin embargo, en el último año se han reducido de manera considerable los llamados mini-jobs que vienen siendo empleos a jornadas muy reducidas y realmente precarios.

Así, mientras en España presumimos de una creación de empleo que aún nos deja a la cola del paro en Europa y que además genera puestos de trabajo que no permiten siquiera la supervivencia, en Alemania, más callados logran objetivos fundamentales para una sociedad del bienestar.